Ch-Ch-Ch-Ch-Changes! Follow the man, not the brand.

Somos seguidores de la adaptación y visión del diseñador y no de la marca que dirige.

Por Carlos M Román.


Publicado hace 1 año 9 meses

Imágenes :

¿Por qué leer esto?

Porque muchos aún piensan que el nombre de una Casa de Diseño es el nombre del Diseñador.


Seguramente alguna vez, en una reunión inesperada, solté comentarios acerca de mi falta de interés hacia Gucci ¿Pensarán que estoy loco si ahora descubren que, de un día para otro, mi opinión resulta ser todo lo contrario?

El asunto no es que yo sea indeciso: la casa cambió de Director Creativo y, aunque no dudo que uno de sus principales fines aún es vender, esta vez se ha renovado. Lo que Alessandro Michele hizo fue mostrarme la marca con otra perspectiva, así que ahora espero ansioso su siguiente colección. No todos aceptan los cambios de buena manera; los que estaban acostumbrados al Gucci de Frida Giannini piensan que todo fue un error. ¿A dónde se van esos clientes? ¿Qué pasa con todas esas personas que ya no se identifican con la marca?

He estado también del otro lado. Me han quitado a cierto diseñador y he dejado de identificarme con la firma. No sabía qué esperar cuando Alexander Wang fue nombrado Director Creativo de Balenciaga. Lo que crea Wang en su propia marca es de las mejores cosas que pasan en la semana de la moda Neoyorquina... sin embargo, no puedo decir lo mismo de lo que hace en Balenciaga. Existe, incluso, un hashtag #WhenBalenciagaWasCool con cierta popularidad en Instagram; los usuarios suben imágenes de prendas, ilustraciones, editoriales de moda, todas de cuando Nicolas Ghesquière estaba al mando de la casa. ¿Hacia donde se fue ese amor que yo le tenía a la marca? Es fácil de responder: se transformó y partió a Louis Vuitton. Lo que no es fácil saber es a dónde se fue mi gusto por Maison Martin Margiela ¿O ahora debo llamarle sólo Maison Margiela?

Somos seguidores de la adaptación y visión del Diseñador y no de la marca que dirige.

Alguien me contaba lo decepcionado que está de Moschino ahora que Jeremy Scott está al mando. Yo pensaba en la genialidad de Franco Moschino tan distante a la de Scott. Esto me recuerda a lo que sucede con Saint Laurent. Estoy muy aburrido de los predecibles viajes en el tiempo que hacemos con Hedi Slimane; sin embargo, ambas marcas mantienen su público cautivo y, lo más importante, hay compradores, aunque sus precios estén por los cielos.

¿En qué se basan los conglomerados para tomar este tipo de decisiones? Es evidente que hay una relación entre marca y diseñador, pero una vez que hacen su trabajo y se obtienen buenas ventas es probable que se se olviden del importante legado que ya existe.

Mientras algunas casas buscan en sus renovaciones fieles seguidores, otras prefieren obtener sólo fanáticos de tendencias.


Comentarios de Disqus