Faustine Steinmetz

Faustine Steinmetz, más que diseñar, se adentra minuciosamente a las prendas que fabrica; la ropa se vuelve una extensión de ella y entes autónomos.

Por Leticia Nuñez.


Publicado hace 1 año 9 meses


¿Por qué leer esto?

Para recordar que la ropa también lleva un toque y esencia de su diseñador.


Si hubiera nacido en el siglo xv seguro hubiera estado dentro de las expediciones al nuevo mundo; ese momento en que empiezas a buscar y ampliar tu mente crea una adrenalina que se vuelve adictiva, descubriendo un sin fín de opciones, pero cuando realmente encuentras algo que llama tu atención hasta quitar tu aliento es cuando sabes que ha valido la pena cada segundo de búsqueda... y es que eso es lo que más me gusta de investigar; es como esa parábola donde si no escuchas al árbol caer entonces nunca se cayó. Es lo mismo con los tesoros: si no los encuentras es que nunca existieron. Al momento de encontrar un nuevo diseñador me crea tal fascinación que quiero volverlo viral para que cada uno capte diferentes sentimientos . Que eso que provocó en mí se pueda repetir, que vean cada página de su book, observen ese video donde muestra su proceso y a consecuencia pueda crearse la misma admiración que causó en mí, ese sentimiento en el que pierdes la noción y descubres una nueva dimensión a tu alrededor. En pocas palabras, es la necesidad de compartir al mundo una parte de ti.

Faustine Steinmetz es una Diseñadora que reside en Londres, y una de las cosas más importantes de estos diseñadores londinenses es su forma de ver e interpretar lo que viven; ese sentimiento especial de tener todo y nada, ese buen sabor de boca que te provocan cada diseño perfectamente pensado.

Siempre he creído que lo más importante al momento de diseñar son los pequeños detalles, los cuales hacen visible que se pensó con detenimiento, creando una prenda que al usarse sea única. Y eso sin duda para Faustine Steinmetz no es algo que deja a un lado, por eso sus prendas nos provocan e invaden nuestras mentes, parte de su manifiesto es que cada prenda sea auténtica y tenga principalmente la esencia de la persona que la creó para transmitirle ese de sentimientos a su portador, llevando más allá las prendas que portamos cada día, rompiendo la generalización de las masas a algo más personal que identifique tus ideales; que tus pensamientos sean notorios y provoquen una ruptura a ese sentimiento de unión y, como consecuencia, crear seres independientes.

Hemos pasado la etapa en la que todo se volvió cenizas para renacer, por eso estoy segura de que Faustine Steinmetz no es una marca que sólo aparece y se esfuma; prevalecerá e indagará en cada colección, realizando un estudio específico de sentimientos y comportamientos. Mantendrá nuestra atención a lo que suceda en su proceso creativo.


Comentarios de Disqus