The New Pulse

En un mundo hiperconectado y saturado de buenos feeds la homologación de las fuentes de información se ha vuelto obvia. Basta con abrir un explorador y conectarse a una buena red wi-fi para triunfar momentáneamente.

Lo tenemos claro. No queremos hacer una revista momentánea; queremos una revista que permanezca, que guarde ideas, ideas del presente que deseamos conservar para el futuro.

Ahí radica el valor de todo, una buena idea nunca es obvia, nunca es momentánea. Una buena idea trasciende, permanece y genera movimiento.