In bacon we trust.

Comemos tocino, leemos tocino, estudiamos tocino, soñamos tocino, tomamos notas sobre el tocino mientras comemos tocino.

Por Diana Cuevas.


Publicado hace 1 año 7 meses

¿Por qué leer esto?

Porque todo lo que lleva tocino es delicioso.


Por más de cuatro décadas hemos comido tocino, hemos leído tocino, estudiado tocino, soñado tocino, tomado notas sobre el tocino mientras comemos tocino. Hemos tenido conversaciones inspiradoras con gente alrededor del mundo a las que no prestamos atención por estar pensando en tocino.

Quizá lo anterior parezca una broma, pero es tan real como los hot cakes de mi desayuno, y una de las razones es la Iglesia Unida del Tocino, fundada por un grupo de ateos americanos. Esta pseudo iglesia existe desde 2010; está debidamente legalizada y tiene su «Meca» en Las Vegas. Según su sitio web, actualmente cuentan con más 4.000 seguidores en todo el mundo.

Sus fundadores John Whiteside (Profeta tocino) y Johnny Monsarrat (líder de la doctrina del tocino) afirman adorar al dios Bacon. Comentan, al respecto, que el tocino es real, a diferencia del Dios invisible de los cristianos.

United Church of Bacon se rige por los nueve Mandamientos del Tocino; «la intención era tener diez mandamientos, pero carecíamos de espacio en las tablas», dicen algunos de sus integrantes. Además de adorar al dios Bacon, los mandamientos incluyen el ser éticos, ser buenos, divertirse, y luchar contra la discriminación que sufren los ateos, afirman Whiteside y Monsarrat.

Además promueven matrimonios seculares sin costo alguno y, aunque reciben donativos, estos no son para su propio beneficio; cualquier persona que quiera colaborar puede donar 500 dólares a una organización benéfica de una lista recomendada por la autoridad de la Iglesia. En 2014, los seguidores de la iglesia donaron 25,000 dólares para la Fundación Educación James Randi y la Alianza Secular de Estudiantes. También destinaron 24,000 para la Coalición Secular de América y Ateos Americanos y 12.000 dólares para una campaña contra el cáncer.

La Iglesia también realiza otras ceremonias religiosas como servicios de bautismo y funerarios, sin embargo, no disfrutan de una exención de impuestos como ocurre en casos similares e incluso defienden el final de este privilegio para cualquier religión. La pseudo iglesia dice que no discrimina a nadie: acepta a los amantes del tocino vegetal, del kale y a los que creen en otros dioses.

«Twenty years ago we had Johnny Cash, Bob Hope, and Steve Jobs. Now we have no cash, no hope, and no jobs. Please don’t let Kevin Bacon die».

Afortunadamente aún nos queda un poco de tocino.


Comentarios de Disqus