Artists with hype

Por Posh Editorial.

Colaboración de

Mariela Lona @666_mariela


Publicado hace 1 año 7 meses



GRENDA

La escena musical de Tijuana se ha tornado tan multicultural como la ciudad en sí, y la mezcla de downtempo con un toque de hip-hop que define a Grenda es una de las más nuevas y prometedoras propuestas de este concepto de yuxtaposición de géneros y culturas.

Eduardo Amezcua es el joven que le ha dado vida a este proyecto en su EP debut «Living Right», en el cual define a cada canción como un sentimiento, una experiencia o un mensaje, y los hace mutar en beats a baja velocidad, un sutil ritmo hip-hop y una voz que se combinan perfectamente para atraparnos en sonidos que nos hacen sentir la música.

GESAFFELSTEIN

El músico que se ha auto nombrado Gesaffelstein, compuesto por la palabra alemana Gesamtkunstwerk (obra de arte que incluye música, teatro y artes visuales) y Einstein; se ha puesto un saco muy grande, que al parecer está dispuesto a llenar.
Mike Lévy es el productor que le da vida a este pseudónimo, trabaja como DJ para compartir su música pero jamás se catalogará como uno. Es el parisino que reconectó el techno con sus raíces industriales y que ha generado bastante eco; tanto en el ambiente underground como en el mainstream, y que considera su rol en la música como el de un actor de cine: dar vida a un personaje que represente su música, no a Mike Lévy.

SLOW MAGIC

Desde el 2012 un rostro cubierto por una máscara de colores ha sido su estandarte, y durante todo este tiempo Slow Magic se ha convertido en el amigo imaginario de muchos, transportandolos a un mundo donde todo está teñido de colores pastel y luces brillantes, donde no hay preocupaciones. Unos dicen ir al espacio y otros a la pista de baile.
Con un poco de su muy característico ritmo, una combinación de lo primitivo y lo futurista, ha creado una identidad en la industria de la música que no depende de un nombre o de un rostro, y con eso ha logrado reinventar la imágen de la música electrónica.

FATIMA AL QADIRI

Con una historia llena de fantasmas, guerra y choques culturales, Fatima Al Qadiri encuentra una forma de expresión mediante la música, la moda y el arte. Con base en Nueva York pero sin olvidar su pasado en Kuwait, Al Qadari hace música inspirada en diferentes culturas del mundo, con influencias que van desde el juke, hip-hop, dubstep y electro, generando una propuesta totalmente diferente y llena de innovación. Su más reciente album «Asiatisch», al que ella misma describe como «un paseo virtual a través de una China imaginaria», es un viaje a una China que nunca ha visitado, pero que puede imaginar a través de sonidos e imágenes.

El trabajo de Al Qadiri es un reflejo de su pasado, una narración sonora y visual de sus experiencias, gustos y aspiraciones.


Comentarios de Disqus