Entre callejones

Si alguien decide darse ese respiro, les dejo el itinerario perfecto para conocer lo mejor de San Miguel de Allende.

Por Posh Editorial.

Colaboración de

Foodie GDL @FoodieGdl


Publicado hace 1 año 3 meses


¿Por qué leer esto?

Porque todos necesitamos ese espacio para conocer, explorar y probar.


Cuando estés cansado de toda esa revuelta a tu alrededor y quieras volver a ese punto de encuentro contigo mismo de donde han salido las mejores ideas y los mejores momentos, dedica un poco de tu tiempo a conocer lugares, convivir con personas diferentes y probar sabores nuevos que te hagan sentir. Cuando yo lo hago me encanta visitar un lugar en específico: San Miguel de Allende. Toda esa mezcla de culturas que se ve reflejada en su gastronomía, abre mi mente a todo un mundo de nuevos sabores, y mi apetito a querer conocer más.

Desayuno en Cumpanio. Esta panadería tiene un estilo europeo que lo hace destacar, es muy bonito y está muy bien ubicado dentro de San Miguel. Lo que no me puede faltar a la hora de pedir son los huevos benedictinos con un jugo fresco; pero también he probado el pan francés, chilaquiles o croquet madame y todo es súper recomendado. Volvería a pedir cualquiera de esos platillos sin dudarlo. Además y muy importante, su servicio es siempre excelente.

Visita a la vinícola Cuna de Tierra (recuerda hacer reservación). Está ubicada a 40 minutos del centro, y en definitiva no le pide nada a las de Valle de Guadalupe. Aunque todavía tienen poca producción, todos sus vinos son muy ricos, además la arquitectura y la comida hacen que valga mucho la pena la visita. El servicio también es muy bueno, te prestan bicicletas para recorrer el viñedo, hacen un tour donde te explican todos los procesos y tienes la oportunidad de degustar los vinos junto con su producción de quesos, carnes frías y panes; tienes también la opción de hacer la cata dentro de un mirador con una vista imperdible, así como un menú maridaje completo que sin duda quiero probar en mi próxima visita.

Al atardecer tienes que visitar el bar Luna de Rosewood ya que tiene una de las mejores vistas. Aquí vale la pena ordenar cocteles; todos buenísimos, pero sin duda mi must es el tequila con sangrita de la casa, ¡riquísimo! La comida es casual pero muy rica, me encanta su menú de pizzas y sus tacos ¡ni hablar! El servicio es muy personalizado, si vas en época de frío te prestan cobijas para que la temperatura no sea un impedimento para disfrutar de tu vista, ¡no te vas a querer mover de ahí!.

Para terminar el día les recomiendo visitar Aperi, mi restaurante favorito de San Miguel de Allende, cada uno de sus platillos es una sorpresa. Si los visitas con menos de cuatro personas pueden cenar en la mesa del chef, pero si son más los pueden ubicar en una terraza privada que te hace sentir en un lugar completamente diferente. Como dato curioso les menciono que acaba de ganar varios premios, entre ellos Gourmet Awards a mejor restaurante de hotel y mejor nuevo restaurante, ¡Conócelo!. El chef Mateo te recibe como si estuvieras en su casa, así que si tienes tiempo no pierdas la oportunidad de conocer al chef que está logrando poner a San Miguel en los ojos de la gastronomía mundial.


Comentarios de Disqus