The color of the future

Por Bernardette Limón.


Publicado hace 1 año 2 meses


¿Por qué leer esto?

Porque el futuro ya no es futuro, es presente


Si buscábamos una estandarte, un meme, un GIF o un algo que representará el futuro, Pantone® nos ha hecho el favor con su elección del color del año. Dejando atrás la saturación mediática y su dificultad por encajar con una identidad definida en el modelo social que conocemos, abrimos entonces la puerta a la fluidez, y con ello a todo lo aparentemente indefinido, pero con una visión de lo que viene mucho más fija que las generaciones anteriores.

Todas aquellas batallas emocionales por encontrar el espectro perfecto en este mini-mundo se han tornado rosa y azul pastel, o al menos un punto y coma justo a la mitad; lo que nos convierte en habitantes de la tercera dimensión, abordando y defendiendo la expansión de los géneros, la definición poco marcada de las preferencias sexuales y cómo dejar a un lado las prominentes feministas, esas guerreras mediáticas que sin gritar o pelear, han dejado muy claro su papel en la sociedad y aún más fuerte su voz en las redes sociales. Pareciera que todo este cúmulo de identidades evolucionadas amalgama a la perfección una nueva y estilizada conciencia colectiva.

El mayor indicativo ya no es el conteo cuantitativo de los hábitos sociales que nos definen en grupos, ahora es la expresión pura de la individualidad, que se resume en priorizar los valores propios desarrollados bajo el criterio individual; esto es el pensamiento sin género y cualitativo del siglo XXI. Ahora sí, en pocas palabras entendamos que la guerra de los sexos (aplicada en cualquier situación) está totalmente pasada de moda.

¿Quién es el posible «culpable»?

El crédito se lo lleva el internet y el empoderamiento que le ha dado a las personas, un factor que ha energizado las posibilidades de quienes buscamos mejorar el entorno, creando una sociedad del futuro más ecuánime, más libre, más responsable.

Así pues tenemos ante nuestros ojos una verdadera revolución, no sólo de género o de ideales, inclusive de generaciones; este es el futuro que desarrolla comunidades con identidades únicas, con un ADN evolucionado hacia la búsqueda de alternativas, siempre construyendo sobre valores reales e ideales de cambio.


Comentarios de Disqus