Dos segundos

Por Posh Editorial.

Colaboración de

Alfonso Pinedo


Publicado hace 6 meses 1 semana



Le toma sólo dos segundos al cerebro efectuar una concepción anticipada sobre la persona con quien estamos comunicándonos y hacernos pensar que su camiseta negra refleja que es alguien serio y que no se complica la vida, alguien a quien le gusta mezclarse con el fondo, o tal vez nos demos cuenta de que la chaqueta Levi’s vintage que usa encima de la playera nos recuerda aquellas fotos que nos enseñó nuestra madre en las cuales usaba esa misma prenda, y ahora sientes que el receptor es de confianza así que comienzas a contarle sobre tu primer orgasmo.

Vestirse es un acto socialmente obligatorio, sólo un grupo privilegiado puede pasearse por las calles o playas desnudo, y eso en circunstancias que lo permiten, entonces ¿por qué no aprovechar esto para hablar a través de nuestra indumentaria? La moda es una extensión de quiénes somos, es una parte de nuestro estilo, y no es frívolo hacer un tablero en Pinterest con la ropa que te gustaría ocupase espacio en tu clóset o jugar a que eres stylist en la intimidad de tu habitación, la vestimenta es un lenguaje, y adquiere tanto poder como decidas dárselo. No eres tú quien se deja llevar por la tendencia o se inspira en cómo visten los otros, es tu yo interno pidiéndote que lo muestres a los demás a través del lenguaje más honesto y personal: la ropa.

¿Quién no desea una chaqueta Gucci que quedaría genial con nuestros jeans desgastados favoritos? El colocar la indumentaria sobre nuestros cuerpos e interpretar el mismo acto en aquellos que nos rodean habla más sobre nosotros de lo que creemos: cada prenda fue elegida y pagamos lo que creímos adecuado por ello, nos quita el frío o nos permite tener poder, nos recuerda aquella pareja que nos la prestó para cubrirnos del frío en octubre de 2014 y ahora tiene un nuevo poder; y así pueden irse sumando las situaciones en las que una persona puede cambiar situaciones a partir de sus decisiones: una novia decidiendo usar Vera Wang el día de su boda y así crear amor por la marca o una mujer transgénero usando un vestido por primera vez y recordar como cada fibra recorrió su cuerpo hasta que finalmente sintió como algo hizo clic. Las cosas adquieren el sentido que personalmente les ofrecemos, la moda nos ofrece texturas, siluetas, accesorios, luces, género, personajes, etc… hagamos algo con esos dos segundos.


Comentarios de Disqus