Boys Do Cry

Por Alicia Reyes.


Publicado hace 6 meses 1 semana



Cuatro son los años que Frank Ocean nos hizo esperar por, no uno, sino dos álbumes lanzados con un día de diferencia: Endless y Blond. Podría decirse que lo que Ocean nos presenta no se resume a solamente eso, sino que abarca un proyecto compuesto de poemas, historias, videoarte, moda y por supuesto música, un collage interdisciplinario que justifican cada minuto que pasó desde su debut Channel Orange en el 2012. Parte de éste es la creación de la revista Boys Don’t Cry que contiene tanto los créditos de samples y colaboradores (Kanye West, James Blake, Pharrell, Beyoncé, etc.), como entrevistas, fotos, y escritos de Ocean.

La brecha entre su primer LP y Blond puede parecer mínima, ambos son álbumes exquisitos y populares, pero es en realidad abismal, la apertura de Ocean ante el público acerca su homosexualidad es un factor latente que permea en todo su nuevo material, el cual confronta musicalmente y está desprovisto de color, raza y género. Es un álbum detenido en el espacio que mira al pasado con ojos nuevos y cuestiona el presente y futuro, es una faceta honesta y genuina del rapero quien en su videoalbum Endless, una pieza en blanco y negro de 45 minutos, presenta en forma de metáfora al construir y subir una escalera que lleva a absolutamente ningún lado, usando un outfit nuevo al cambio de cada canción, desde una playera de The Jesus and Mary Chain hasta un suéter de Playboy, mostrándonos diferentes versiones de él mismo.

Blond es un viaje introspectivo que es tan complejo temáticamente como lo es musicalmente, aunque la guitarra es el instrumento predominante en todo el material hay también una carga pesada de sintetizadores y distorsionadores que puede resultar en ocasiones abrumador. Los variados géneros e influencias musicales que van desde el pop-funk de Prince al new wave de The Cure le otorgan una vasta riqueza musical que lo caracteriza de cualquier otro material hip hop. No sé si Frank vuelva a desaparecer por otros cuatro años, lo que sí sé es que Blond y Endless nos dejan con tiempo sobra para escucharlos y no cansarnos.


Comentarios de Disqus