De la personalidad al performance. Amalia Ulman

Tenemos — o somos — una generación que necesita mostrar su intimidad y su vida social con los demás.

Por Mariela Lona.


Publicado hace 7 meses 2 semanas



Las redes sociales se han vuelto — para muchos — un diario personal mucho más fácil de alimentar que una libreta. En realidad, es el espacio donde podemos ser lo que queramos, lo que no podemos ser en la vida real y, a cambio de eso, recibir likes; y si tuviera que decir cuál es la mejor plataforma para hacer eso, me atrevería a decir que Instagram no tiene nada que pedirle a ningún otro espacio dedicado al share de tu vida personal: puedes crear toda una historia y, además, ponerle filtro.

Tenemos — o somos — una generación que necesita mostrar su intimidad y su vida social con los demás. Regalamos pedazos de nuestra vida en ventanas digitales a las que todos se pueden asomar, y podemos pasar de vivir una vida a tener un estilo de vida, de tener una personalidad a crear un performance, y la delgada línea entre todo esto es muy fácil de cruzar.

La historia, el guión y la artista: Amalia Ulman

Amalia es una artista argentina que se crió en España, estudió en la Central Saint Martins de Londres y ahora vive en Los Angeles, o al menos eso creemos. Un par de años después comenzó a viajar por el mundo para exponer su obra, que hasta ese momento eran instalaciones y videos que abordan temas que van desde la maternidad hasta Justin Bieber. Pero el 19 de abril del 2014 dejó las galerías para instalarse en Instagram con Excellences & Perfections, una obra para la que tuvo que colarse en los hoteles más lujosos de Los Ángeles y tomarse fotos con ropa que compraba y devolvía de alguna tienda de Inditex.

Lo planeó todo, tenía la idea y el guion: «Esta es la historia de una chica de provincia que sueña con convertirse en modelo que está escudada por un fotógrafo y se muda para Los Ángeles. Ya no tiene dinero, termina con su novio y se convierte en una sugar baby, no le importa porque tiene dinero. Las cosas se ponen peor y cae en las drogas, va a rehabilitación y termina regresando con su familia ». (Ulman para I-D)

Lo que parece una historia de película es, en realidad, fragmentos de la vida de muchas personas que son más cercanas a nosotros de lo que pensamos, incluso, es probable que nosotros mismos hayamos jugado esos papeles en nuestra vida más de alguna vez.

Cada una de las personalidades que Amalia personifica son representadas mediante su ropa, poses y filtros para darle forma a un proyecto que tiene como finalidad revelar lo influenciables que somos creyendo todo lo que vemos en Internet.

Parte I

Tonos pastel, faldas circulares y flores en la cabeza son los protagonistas de la primer fase de Excellences & Perfections.

Todo va bien, su vida en L.A. comienza y todo pinta, literalmente, de color rosa.

Parte II

Prendas ajustadas, visitas al cirujano plástico, lujos y poses provocadoras toman el lugar de la joven inocente que podíamos ver en la primera parte de la historia.

Todo parece indicar que su aparente frialdad y superficialidad le han funcionado mucho mejor.

Parte III

Parece ser que esta es la parte de la rehabilitación: comida saludable, yoga, ropa con estampados en colores neutros, e incluso fotos en familia indican que, al parecer, ahora sí: su vida es perfecta.

¿Parte IV?

No es un hecho, pero todo parece indicar que la historia de Amalia no ha terminado y ha dado un giro que se apega más al presente: se convirtió en una joven que trabaja en una oficina, su mascota es una paloma que se llama Bob, ha estado embarazada por más meses de lo que la naturaleza dicta y su personalidad es lo más random del mundo.

Tal vez nunca sepamos la verdadera personalidad de Ulman, pero podríamos ocuparnos en averiguar cuál es la nuestra, sin revisar nuestro perfil de Instagram.


Comentarios de Disqus