Artist With Hype: Edición 63.

Cabizbajo, Ian Sweet, Vagabon, Aphira.

Por Alicia Reyes.


Publicado hace 7 meses 2 semanas



Cabizbajo

Roberto Escobosa, el joven productor originario de Culiacán, reside ya desde hace algunos años en la ciudad de Guadalajara. Forma parte del colectivo Sensorial, al que también pertenecen artistas como Niño Árbol y Luzius. Su sonido es un tech house con tonalidades downtempo del cual podemos apreciar influencias de músicos como Burial, Boards of Canada y Nicolas Jaar. Con la experiencia de quien ha formado parte del line up de un Boiler Room, Cabizbajo se consolida como una de las propuestas más prometedoras de música electrónica en Guadalajara, y a la que vale la pena no perder de vista.

Ian Sweet

La voz dulce y aguda característica de esta banda pertenece a Jillian Medford, a quien sus compañeros de la primaria apodaban «Ian» por parecer un chico: dos rasgos contrastantes de ella a los que rinde homenaje con el nombre «Ian Sweet». Este trío de Nueva York debutó en 2016 con Shapeshifter, el cual expresa en cada canción los dolores de una relación enfermiza, tanto con su triste lírica como con guitarras noisy que explotan al alcanzar el núcleo sensible de cada pieza que lo compone. Este álbum invita a una autorreflexión de lo que implica entregarse a una relación y, a veces, perderte en ella.

Vagabon

Si estás aburrido de que todas las canciones de un mismo artista suenen igual, entonces Vagabon es ideal para ti, o al menos esa es la propuesta de Laetitia Tamko. La chica de apenas veinticuatro años, originaria de Camerún, quien busca mediante su música explorar diversas partes de sí misma, incluyendo su infancia en un África rural, sus primeros años en Nueva York permeados por la escena DIY, y su actual vida. Con una propuesta política, social, pero sobre todo íntima, Tamko se apoya en su guitarra y su voz para crear desde un rock alternativo a lo Dinosaur Jr hasta otro más lento y meloso. Escucha su álbum debut Infinite Worlds en Spotify.

Aphira

Cristales, luces tenues, texturas puntiagudas: las canciones de APHRA se sienten más de lo que se escuchan. Rebbeca Waychunas abre un espacio sensorial dentro de cada track, tejiendo todos los sonidos dispersos con su voz. Con tan sólo una guitarra acústica en la universidad, Rebecca eventualmente comenzó a permearse de influencias como Lykke Li y the XX, dando paso a una composición que confronta frecuencias bajas y altas, anteponiendo su voz como instrumento principal. Sadness is a Gestures, su álbum debut, trata sobre una situación difícil e involucra una adicción; es mediante éste que ella encuentra una forma de catarsis y, posteriormente, sanación.


Comentarios de Disqus