New Fiction

Desde la religión hasta las relaciones, hoy todo se hace a la medida y se entrega al día siguiente con la ayuda de Amazon & Ebay. Vivimos en una metáfora eterna, mundos creados a partir de otros mundos, nada es tan ajeno como nuestra propia cuenta de Instagram.

Hoy todo se configura estética y mentalmente conforme a pequeñas simulaciones que, apoyadas en avances tecnológicos, nos llevan a explorar una cotidianidad en 360 grados cada día más homogeneizada. Conforme rompemos estas diferencias, acercamos lo que años atrás parecía distante; nuevos antojos, nuevas necesidades. Hoy creemos que podemos — y tenemos que – tener todo lo que el otro tiene, gracias a que lo hizo visible y compartible, likeable.

Sin embargo y, aunque difusa, esa separación de nuestra supuesta realidad aún sirve para lo mismo de siempre. Ya lo dijo Javier Marías: «Sigo escribiendo porque me divierto y porque con los años he comprobado que en la ficción se descansa».

Pues eso, que cuando uno no puedo con lo suyo, se va a descansar en lo del otro.