Very Bad

La violencia siempre nos parece lejana, siempre se nos presenta en lo otro.

La distancia que solemos darle a la violencia nos sirve para poder numerarla, organizarla y mostrarla en forma de noticiero (estadística y entretenimiento).
Al mismo tiempo, como lo dice George Bataille, en la violencia nos encontramos a nosotros mismos. «La violencia no nos asombraría tanto si no supiéramos, si no fuéramos por lo menos un poco conscientes, de que nos puede llevar a lo peor».

La belleza siempre nos parece lejana, siempre se nos presenta en lo otro.

La distancia que solemos darle a la belleza nos sirve para poder apreciarla, festejarla y mostrarla en forma de museo (estética y apreciación).

Son estos límites y sus rupturas los que le dan sentido a la idea de violencia como maldad o belleza, ahora mismo en algún lugar del mundo una mujer se acuchilla los senos para sentirse más bella, con el mismo cuchillo con que un hombre podría matar a su hijo.

¿No deberíamos cuidarnos mejor a nosotros mismos?