Have Fun

Morris Berman dice que vivimos en la época en la que se confunde el menú con la comida, tal vez de ahí la indigestión estética de nuestro tiempo.

El tiempo va y es tan rápido que parece que la única forma de detenerlo — si queremos — es negarlo. Poner stop, no pause, crear un no-tiempo capaz de esfumar la preocupación de impresionar, entretener o decepcionar a alguien que seguro se va a decepcionar solo, negar el futuro, no alcanzarlo.

En ese limbo del no-tiempo no existe pasado y presente, no se está vivo ni muerto, simplemente no se esta, solo se es y esa es su magia, el instante, la no trascendencia. El no-tiempo no se puede medir, se va, niega su propio futuro.

Y si no hay futuro, no hay mundo, y si, quizás sea el fin del mundo, pero del mundo que conoces y eso me parece no está nada mal.

Sal, baila, detén el tiempo, have fun!

Javier Herrera
Marzo 2018